La Historia de la Peluquería. Parte 3: ¿Qué Peinados Estuvieron de Moda en los Últimos Siglos?

La Historia de la Peluquería. Parte 3: ¿Qué Peinados Estuvieron de Moda en los Últimos Siglos?

Los últimos doscientos años han sido realmente excepcionales en lo que se refiere a la historia de la peluquería. Aunque durante este periodo surgieron varias tendencias capilares nuevas, muchos peluqueros siguieron inspirándose en los peinados de épocas pasadas. ¿Sabes qué tendencias capilares imperaban en el siglo XIX? ¿O qué peinados estaban de moda hace unas decenas de años?

De hecho, desde tiempos inmemoriales, los humanos han recurrido a todo tipo de procedimientos capilares posibles para recortar, recoger y arreglar sus mechones. Al principio, esta práctica estaba influenciada sobre todo por la comodidad, pero más tarde se relacionó con las convenciones culturales y sociales.

¿Cómo Evolucionaron los Peinados a lo Largo de los Últimos 200 Años?

Definitivamente, los peinados reconocidos como de moda en los siglos XIX y XX se alejaron de la fastuosidad y la ostentación. Fue un gran regreso a lo natural. Las pelucas barrocas sólo podían verse como un elemento de propiedad teatral. En lugar de ellas, la gente empezó de nuevo a buscar inspiración y a analizar Qué peinados estaban de moda en la Antigüedad. Sin embargo, junto con el avance y los cambios culturales, surgieron nuevas tendencias de peinados. Todo esto hace que la peluquería de los siglos XIX y XX se volviera increíblemente versátil.

PEINADOS TRADICIONALES EN EL SIGLO XIX

La historia de la peluquería de los siglos XIX y XX trazó un nuevo ciclo. Por eso mismo, la época contemporánea comenzó con el retroceso a los peinados antiguos, especialmente los romanos. Sin embargo, ésta no es la única tendencia característica, porque en el siglo XIX también aparecieron peinados recogidos más largos y decorativos.

¿Qué Peinados Estaban de Moda a Mediados del Siglo XIX?

En general, por aquel entonces la gente prefería el cabello corto y los peinados lisos. El cabello en capas estaba de moda y, en la mayoría de los casos, el peinado se hacía liso para quitarle volumen. Para lograr este objetivo, se usaban, entre otros, aceites capilares. Vale la pena darse cuenta de que, tras la Revolución Francesa, los peinados cortos tuvieron numerosas versiones:

  • peinado à la Titus - cabello corto y entrecortado parecido a los peinados típicos de los hombres romanos. Se dice que este peinado fue aprobado por una víctima de la revolución -Teresa Tallien- que se cortaba el pelo mechón a mechón para enviar cartas a su amado desde la ventana de su prisión.
  • peinado à la Victime - un peinado corto por detrás, con los lados más largos y por delante, a menudo caracterizado por una frente cubierta de rizos. Con este peinado se rendía homenaje a todas las mujeres decapitadas durante la revolución. Para aclararlo, el cabello de la víctima se afeitaba limpiamente por detrás para dejar el cuello completamente desnudo. Esto facilitaba la colocación de la guillotina en la posición correcta.
  • peinado à la Caracalla - cabello corto y grueso rizado y dispuesto de forma que los rizos rodeen la cara. Este peinado se inspiró en el estallido del emperador romano Caracalla.

Este tipo de peinados del siglo XIX inspirados en los emperadores romanos, cortos, cómodos de llevar y muy innovadores para la época, lamentablemente no sobrevivieron mucho tiempo.

¿Qué Peinados Se Pusieron De Moda En La Segunda Mitad Del Siglo XIX?

Con el tiempo, las mujeres volvieron a dejarse el pelo largo para seguir llevando peinados más vistosos y femeninos. Nuevamente se puso de moda el pelo largo, primero hasta los hombros y luego hasta la cintura.

La gente intentaba recogerse de alguna manera el cabello medio largo que volvía a crecer. Y fue entonces cuando surgió la moda de los rizos característicos alrededor de la cara. A menudo, estos peinados iban acompañados de moños (primero más bajos, luego más altos). Otro peinado de moda en aquellos tiempos se inspiraba en la forma del moño de Apolo. Los mechones rebeldes se domaban con la ayuda de cintas y diversos accesorios para el pelo.

Dato curioso: en aquella época, llevar el pelo suelto se consideraba un grave error.

Algunas mujeres decidieron llevar peinados más voluminosos hechos con cabellos largos, lo que de hecho también era característico de la segunda mitad del siglo XIX. En la mayoría de los casos, se trataba de rizos abundantes y voluminosos que se colocaban en moños altos o, aún más frecuentemente, en impresionantes trenzas.

En aquella época, la dueña del cabello más largo era la emperatriz Isabel de Austria, cuyos gruesos rizos llegaban hasta el suelo. Se difundieron leyendas sobre su cabello. Una de ellas dice que a las criadas de las habitaciones se les pagaba una indemnización por el molesto trabajo que experimentaban al peinar el cabello de Elisabeth, que las golpeaba con un espejo por cada tirón.

PEINADOS TRADICIONALES DEL SIGLO XX

¿El arte de la peluquería del siglo XX seguía dependiendo de rizar y recoger el pelo largo? No siempre. Este siglo es un periodo lleno de cambios tanto en el aspecto de la mujer como en los peinados. La forma en que las mujeres solían arreglarse la melena se ajustaba a una posición determinada, a las tendencias imperantes de la época y a los cambios sociales que se estaban desarrollando.

Principios del siglo XX

Lo cierto es que no fue antes de 1900 cuando se permitió a las mujeres descubrirse las orejas y el cuello, cosa que se evitaba en las épocas anteriores. En aquella época las mujeres empezaron a luchar por sus derechos y algunas sufragistas tuvieron el valor suficiente para cortarse el cabello hasta los hombros.

En la primera década del siglo XX eran reconocibles los peinados cortos, que a menudo llegaban a la altura de las orejas, y que se llevaban con una cinta ancha. Esta tendencia se popularizó gracias a la famosa actriz de teatro Eve Lavallière. El autor de este peinado fue un peluquero polaco que trabajaba en Francia: Antoni Cierplikowski.

No fue hasta principios del siglo XX cuando aparecieron los primeros productos para peinar el cabello. También el secador fue ganando popularidad.

Peinados de los años 20

La verdadera moda del pelo corto se disparó en los años 20. Las mujeres empezaron a cortarse el pelo corto. Además, el pelo oscuro era más popular que el rubio.

Algunas se inspiraron en el peinado con flequillo corto y cuello rapado típico de La Garçonne de la novela de Victor Margueritte. Otras querían parecerse a Coco Chanel, que introdujo un peinado paje que encajaba perfectamente con el estilo marimacho, muy de moda entonces. En algunas regiones este estilo también se llamaba flapper.

Otra tendencia capilar de aquellos tiempos era el peinado Eton Boys, que puede describirse como corto, rapado al cuello, con raya lateral y el peinado hacia atrás liso, tal y como lo llevaban todos los chicos que pertenecían al elitista colegio inglés Eton.

Peinados de los años 30

Una década más tarde, el pelo corto ya no estaba de moda. La mayoría adoptó peinados más femeninos, que se tradujeron en pelo largo llevado suelto. El cabello oscuro fue sustituido por delicadas mechas rubias. El color del cabello más favorecido de aquella década era el rubio platino.

Los peinados de los años 30 son un clásico que aún hoy en día sigue cautivando. Las ondas y rizos delicados hicieron su reaparición y eran fáciles de notar tanto en el cabello corto como en el largo, que aparecía con frecuencia en la moda de los peinados bob. El elemento obligatorio del peinado de esta década era la raya al lado. Otras dos tendencias de moda eran las llamadas ondas de dedo (el nombre proviene del método aplicado para peinar este peinado; los mechones mojados se enrollaban sobre los dedos y se sujetaban con horquillas) y el bob ondulado que llegaba por debajo del nivel de las orejas.

Peinados de los años 40

Era la época de los peinados para pelo largo. La década afectada por la Segunda Guerra Mundial fue, a pesar de las apariencias, una época llena de elegancia y peinados femeninos, que poco a poco se fueron convirtiendo en un nuevo estilo.

Eran muy populares, por ejemplo, los rizos de Hollywood, con volumen y en un desorden controlado, creados con la ayuda de rulos o de un rizador. El cabello se recogía detrás de las orejas o de lado, y a menudo se adornaba con cintas. El mismo accesorio para el cabello se utilizó para crear este peinado pin-up tan popular en los años 40: un moño en forma de plátano con rulos de victoria.

Peinados de los años 50

En algún momento de mediados del siglo XX, la lenta diferenciación de estilos se hizo más reconocible. Los peinados de los años 50 no se parecían, aunque algunas tendencias características de la peluquería de ese periodo seguían siendo fáciles de detectar, como el cabello largo hasta los hombros junto con cortes descuidados y un amor incesante por los rizos.

Los iconos de estilo que siguieron las mujeres de esta década fueron Audrey Hepburn y Marilyn Monroe, que de hecho presentaron dos estilos completamente disímiles. A día de hoy, los rizos a lo Marilyn Monroe de un tono rubio muy femenino se consideran el peinado más popular de los años 50.

Peinados de los años 60

La década de los 60 es la época inspirada en Brigitte Bardot, que llevaba una coleta alta arreglada con el pelo alborotado y descuidadamente atado.

También es el periodo en el que la imagen existente de una mujer guapa se redefinió en favor de peinados más atrevidos. Se puso de moda el peinado hacia atrás (sobre todo arreglar ese peinado en moños) y el estilo oversize para dar al pelo el volumen adecuado, casi enorme.

Otro accesorio de moda en los 60 era una diadema ancha colocada en medio de la cabeza. Gracias a ella, el pelo peinado hacia atrás y de gran tamaño se acentuaba mejor. En resumen, el cabello se peinaba hacia atrás y se terminaba con las puntas abiertas. Otro elemento imprescindible era el flequillo, mejor si se llevaba recto.

Peinados de los años 70

Otra década fue la época en que el cabello largo seguía de moda, aunque poco a poco se iba volviendo más liso y recto. El flequillo también cambió de forma y pasó a ser peinado de lado. También era típico que las mujeres de aquella época se descubrieran la frente con más ganas, y a veces se recogían el flequillo hacia atrás. Los peinados más de moda de aquella década se inspiraban sobre todo en la película Los Ángeles de Charlie. También algunos elementos de un estilo hippie muy natural constituyeron una inspiración para los peinados de los 70.

En los mismos años 70 del siglo XX el tinte del pelo se hizo popular. La gente buscaba técnicas que les permitieran dar al cabello el tono platino deseado. La coloración del cabello se generalizó debido a la accesibilidad de técnicas de peluquería sencillas, así como a los precios asequibles de los productos de peluquería.

Peinados de los años 80

La mayor moda en peluquería comenzó en los años 80. El final del siglo XX sorprendió con peinados estrambóticos de los que hoy solemos reírnos. Entonces estaban de moda los peinados hacia atrás extremadamente voluminosos. Más tarde el peinado hacia atrás se limitó sólo a la parte superior del cabello para combinarlo con el cabello liso que caía en cascada sobre los hombros: el llamado mullet. También la permanente y los peinados cortos y asimétricos se llevaban muchísimo en los años 80. La diferencia más importante entre ellos y los peinados asimétricos actuales está en la falta de armonía.

Peinados de los años 90

Es difícil encontrar un solo peinado que fuera el más popular en la última década del siglo XX. Sin duda, fue la época de los estilos mixtos. No había indicadores en cuanto a los peinados, la longitud o el color del cabello, que de hecho perduran hasta ahora. Obviamente, esta falta de un estilo claramente definido se vio afectada por los cambios políticos, gracias a los cuales recuperamos la libertad también en lo que respecta a la apariencia personal.

Y así termina la historia de la peluquería.

Siéntase libre de compartir su opinión sobre el artículo con nosotros.


Comentarios: #0


Agregue su comentario. Será publicado una vez que sea aprobado por el moderador.
Aceite de Ricino
Aceite de Argán
Aceite de jojoba
Política de privacidad

Nuestra página web hace uso de cookies propias y de terceros para el uso de herramientas externas. En caso de que el usuario no dé su consentimiento, solo se emplearán las cookies esenciales. El usuario puede cambiar la configuración en su navegador en cualquier momento. ¿Da su consentimiento para el uso de todas las cookies?

Política de privacidad